Sobre la calidez de los pacientes con esclerosis múltiple en tiempos de coronavirus

¿Sabes? He tenido que cambiar el modo de atención a mis pacientes de esclerosis múltiple durante el aislamiento social por la pandemia del coronavirus. No puedo hacer las visitas presenciales, así que las hago telefónicas, como lo hacen el resto de mis colegas, pues es necesario seguir prestando este esencial servicio de atención de consultas externas. 

Cada día de la pandemia estoy al lado del teléfono de la unidad de esclerosis múltiple; abro la agenda de pacientes citados para ese día, que no van a venir porque han recibido el mensaje de que no acudan, y he de decirte que la experiencia me está sorprendiendo agradablemente.  En realidad no me sorprende la experiencia en sí, sino el cariño, la empatía y el sentido común que me encuentro al otro lado del teléfono. 

Estoy segura de que los pacientes están pasando por situaciones emocionales muy difíciles derivadas de la incertidumbre y la carga personal que están soportando, pero no lo parece. De verdad, que excepto escasas excepciones que confirman la regla, los pacientes no me están transmitiendo un exceso de estrés, ansiedad ni depresión.  María, que ha perdido a su padre durante el aislamiento, alejada de él, lloró al teléfono, qué menos iba a hacer.

Me ha sorprendido también el número de llamadas al teléfono de contacto de la unidad o al correo electrónico del que disponen los pacientes. Esperaba que fueran más numerosas, esperaba que preguntaran más por el qué va a pasar con las visitas, los análisis, las resonancias o las pruebas anuladas. Esperaba que me transmitieran preocupación por la posibilidad de infectarse más que el resto de las personas debido a estar bajo la acción de fármacos que alteran la inmunidad, pero tampoco. ¿Desorientación? Apenas. ¿Enfado, exigencia? Excepcional. 

Y siento agradecimiento, y amor, y no sé cuantas emociones positivas y…  necesito decirlo. Estoy conmovida. 

No puedo verlos, no puedo explorarlos… Pero puedo conversar, aconsejar y acompañar en este aislamiento, y ellos también me acompañan a mí. Es un regalo que aprecio por la ayuda que me proporciona en esta situación de aislamiento y rotura de rutinas. 

Podría decir que quizá siento yo más ansiedad y tristeza, por esta autoexigencia, esta necesidad de solucionarlo todo.

En esta pandemia compruebo que se actúa, como siempre, con el foco en la curación más que en la prevención. No estaríamos así si se hubieran dirigido nuestros esfuerzos económicos a la detección cuanto antes de las personas positivas al coronavirus, empezando por los que trabajan en el cuidado de los demás, y poniendo a trabajar a los negativos con equipos de protección individual como Dios manda. 

Esto lo relaciono con la práctica clínica en situación habitual, todo va dirigido a buscar fármacos, a curar, y no se favorece la investigación en prevención, como si no fuera importante. Lo ocurrido en esta pandemia es un claro ejemplo de falta de prevención. Ojalá no lo olvidemos. 

Durante estos días he escrito un protocolo terapéutico con vitamina D. Hay ya muchos estudios que consideran que tener unas dosis adecuadas en sangre de vitamina D previene las enfermedades autoinmunes y la esclerosis múltiple en particular, y testimonios de pacientes que lo confirman. Estoy muy ilusionada pensando en ponerlo en marcha y comprobar por mí misma que funciona.  Cuento con la ayuda de expertos como el Dr. Tutor y el Dr. Menéndez que me están apoyando sin desaliento. 

«Gobernar es prevenir«

(Émile de Girardin, periodista, publicista y hombre político francés)

Créditos: Imagen de Courtney Hedger en Unsplash

7 comentarios en “Sobre la calidez de los pacientes con esclerosis múltiple en tiempos de coronavirus

  1. A ver si lo de la vitamina d si es factible se pone en práctica para,ayudar a los pacientes.Gracias por tus palabras siempre tan reconfortantes.Un abrazo.

  2. Hola,buenas tardes,:

    Acabo de descubrir esta web,y me encanta,.
    Soy enferma con EM desde hace 20 años,afortunadamente no voy muy mal….
    Quizás influya que ya tengo 66 años y las células trabajan mas lentamente….
    Me encanta la forma sencilla y cariñosa con que se expresa Dra..,se siente cercana,me recuerda mucho a mi Dra. Durante estos años,ella es un Ángel,su consulta es un remanso de amor y paz.
    Seguiré con interés sus consejos a partir de hoy.

    Muchas gracias . Un abrazo ( con su permiso).

    1. Muchas gracias por su mensaje. Es muy estimulante para mi, y también para los pacientes que lo lean, pues es muy positivo recibir mensajes de pacientes que tienen una buena evolución como la suya.
      Encantada de tenerle entre mis lectores de la web

  3. Muchas gracias dra.

    Desde Costa Rica sigo su blog. Espero que logre poner este protocolo en marcha y eventualmente tratarme con él. Los medicamentos tradicionales me dan miedo con los efectos secundarios que provocan y mi EM está muy calmada. Los fármacos tradicionales hacen que uno se cuestione si valen la pena esos efectos secundarios.

    Gracias por investigar y experimentar. Ojalá este protocolo tenga éxito.

  4. Hola, soy una paciente de su consulta de EM, acabo de descubrir su blog y estoy encantada. Lo he releído varias veces y cada vez me gusta más. Hace poquito que me diagnóstico unos 3 meses y me pillo en el confinamiento, pero aún y así el trato que recibí por parte suya y la dr Presas fue genial. Ahora en tratamiento y a la espera de analíticas. Espero que su protocolo continue hacia delante. MUCHAS GRACIAS, por la ayuda tan grande y comprensión que recibimos los pacientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *