Dieta y esclerosis múltiple

Cuando nos preguntáis si la dieta tiene importancia en el desarrollo de la esclerosis múltiple, la mayoría de los profesionales descartamos esta conexión e incluso la consideramos ridícula. ¿Cómo algo tan simple como lo que comemos puede estar involucrado en una enfermedad tan misteriosa como la esclerosis múltiple?

Yo suelo responder que no se ha demostrado ninguna conexión con una dieta específica y que la insistencia en las dietas viene de los Estados Unidos de América donde la obesidad es una epidemia, porque no consumen la dieta mediterránea que tomamos en España que es muy saludable. Inexplicablemente he asumido que todo el mundo en España come dieta mediterránea y no es así, pues hay un altísimo porcentaje de personas que no comen dietas saludables.

Las dietas poco saludables son un factor principal de riesgo para el desarrollo de un buen número de enfermedades crónicas como la diabetes, la hipertensión, las enfermedades cardíacas y vasculares (ictus) o el cáncer, y cada vez más estudios incluyen entre ellas a las enfermedades autoinmunes y concretamente a la esclerosis múltiple.

He leído estudios bien diseñados sobre la dieta paleolítica modificada (dieta de Whals),  la dieta baja en grasas saturadas (dieta de Swank) y una revisión en la Revista Neurology (Diet quality is associated with disability and symptom severity in multiple sclerosis), que me llevan a deciros que sí, que es muy importante ingerir dietas de alta calidad para la salud en general y para la esclerosis múltiple en particular, pues los pacientes con esclerosis múltiple que han llevado estas dietas saludables  tienen niveles más bajos de discapacidad y menor fatiga, así como menos depresión severa, dolor y problemas cognitivos. 

A mí la dieta mediterránea, cuyas características principales son un alto consumo de productos vegetales (frutas, verduras, legumbres, frutos secos), pan de trigo y otros cereales (arroz, maíz, avena) a ser posible integrales, aceite de oliva en baja cantidad como grasa principal, poca ingesta de carne roja, evitar la leche de vaca y el consumo de vino en cantidades moderadas, me parece una dieta saludable.

Las dietas vegetarianas (evitan el consumo de cualquier carne o pescado), veganas (rechazan el consumo de cualquier producto de origen animal, por tanto también los huevos y leche y derivados), paleolíticas (uso de los alimentos supuestamente disponibles antes de la revolución neolítica: consumo de carne, pescado, frutas, verduras, frutos secos y raíces, y excluye granos, legumbres, productos lácteos, sal, azúcares refinados y aceites procesados) o frutarianas (a base exclusiva de frutas crudas, verduras clasificadas botánicamente como frutas, frutos secos y semillas), pueden ser igualmente saludables, pero si deseáis seguir una de ellas debéis documentaros bien y/o pedir ayuda a un dietista profesional para no cometer errores dietéticos perjudiciales.  

Os aconsejo que escribáis en un papel el tipo de alimentos que consumís y veáis en qué está basada vuestra alimentación. En el siguiente enlace podéis encontrar la pirámide de la dieta mediterránea para que veáis si la cumplís.

La buena noticia es que la dieta y otros factores del estilo de vida (como el ejercicio del que ya os hablé, no fumar y no beber alcohol en exceso) son modificables, y cambiándolos se pueden mejorar los síntomas asociados a la esclerosis múltiple e influir en el curso de la enfermedad. La mala noticia es que lo que más cuesta no es empezar sino perseverar y eso depende de cada uno de nosotros. Creo que no me equivoco si os aconsejo esta página https://www.drmcdougall.com/. Tiene una pestaña que os traducirá el texto al español.

2 comentarios en “Dieta y esclerosis múltiple

  1. Tengo EM, mi vida anteriormente a conocer la causa d mis caídas cuando salía a correr o en contadas ocasiones dificultad a la hora de caminar, estaba basada en deporte, mi trabajo, mí hija,pareja, familia,amigos. Ahora afronto conocer algo q ha llegado a mí sin haber sido llamado, e intento hacer mi vida tal cuál la hacía desde mi desconocimiento.Sigo trabajando, sigo entrenando y consigo diariamente hacer una vida plena tanto con mi familia como con lo que conlleva sector laboral y aficciones.La alimentación que llevo es mediterránea, todo dentro d lo más sano y saludable que se puede hacer, por supuesto nada de fritos q no me aportan nada , de vez en cuando algo de alcohol basado en alguna cerveza o copa de vino tinto.
    Intento hacer mi vida como la puede hacer cualquier otra persona que no tenga Esclerosis. Tengo la suerte de tener personas a mi lado que me cuidan y me lo hacen bastante más fácil al hacerme sentir querida.😍

  2. Me diagnosticaron en el Reino Unido en el año 2000 y mi Neurólogo me entregó junto con el diagnóstico la dieta a seguir, la dieta Swank que sigo desde entonces. Como bien dices lo difícil es perseverar pero sí, durante todo estos años de perseverancia, para mi Swank funciona. Y lo sé porque en cuanto me despisto la EM se hace sentir. No he tenido un brote desde el diagnóstico que era el segundo en realidad y de los dos únicos brotes que hasta hoy he tenido tarde más de un año en recuperarme de cada uno de ellos, pero me recupere. Como todos sabemos la EM es personal cada uno es un mundo, pero a mi la dieta me da la vida. Y el yogay la mefitacion y descansar mucho a lo largo del día, y no tener miedo, que el miedo desgasta mucho. Pero comer bien me parece imprescindible. 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *