La resonancia magnética para la esclerosis múltiple

La resonancia magnética (RM) es una técnica de imagen que no usa Rayos X y que permite obtener imágenes de gran calidad y detalle del cerebro y la médula espinal, que son las zonas afectadas en la persona que tiene esclerosis múltiple (EM). La TAC o scanner (es lo mismo), tan utilizada para el diagnóstico de otras enfermedades neurológicas no es útil, pues no detecta las lesiones de la sustancia blanca propias de la EM.

La RM es una prueba imprescindible para el diagnóstico de EM. Sin ella, no podríamos hacerlo. También la utilizamos para tomar decisiones terapéuticas, como por ejemplo iniciar un tratamiento o cambiarlo.

Lo que vemos en la RM es que la mielina (sustancia que cubre y protege los nervios) está dañada. A estas lesiones de la mielina les llamamos lesiones desmielinizantes y se ven como manchas blancas.  

Los especialistas en EM recibimos con frecuencia a personas enviadas para valorar si tienen EM por tener una RM con lesiones desmielinizantes. Hay que decir que no todas las lesiones desmielinizantes que vemos son debidas a EM.

Afortunadamente disponemos de unos criterios basados en el número y localización de estas lesiones que nos permiten diferenciar la EM de otras enfermedades

Una circunstancia llamativa es que no hay una correlación entre el número de lesiones desmielinizantes que vemos en la RM y los síntomas que presentáis los pacientes. Vemos pacientes con muchas lesiones (alta carga lesional) que se encuentran bien y tienen una muy buena exploración, y pacientes con una RM con pocas lesiones (baja carga lesional) que se encuentran muy mal. No tenemos una explicación para ello. Por eso cuando nos decís “Hágame una RM para ver cómo estoy”, os respondemos que la RM no indica exactamente cómo estáis, el cómo estáis nos lo decís vosotros y la exploración física que os hacemos.

La primera RM es la que llamamos “basal”. Será la RM que utilizaremos de base, y sobre la que iremos valorando la aparición de nuevas lesiones. Cada vez con mayor frecuencia pedimos no solo RM cerebral sino también RM medular basal, pues actualmente damos mucha importancia a la médula.

La RM para la EM se hace casi siempre primero sin contraste y en el mismo acto se vuelve a hacer pero con un contraste que se llama gadolinio. Esto es importante pues si las lesiones captan este contraste podemos asegurar que hay inflamación aguda en ese momento, y si hay inflamación quiere decir que la enfermedad está activa. Si también vemos que van apareciendo más lesiones, más manchas blancas, también consideramos que la enfermedad está activa.

Un seguidor de mi página en Facebook, ha proporcionado muy oportunamente un enlace que advierte sobre los potenciales efectos adversos de los medios de contraste basados en gadolinio. Os adjunto la nota proporcionada por la Agencia Española del Medicamento (AEMPS) en relación a este tema. En los centros españoles los tipos de gadolinio que se utilizan para la EM son los que cumplen el balance beneficio-riesgo de los agentes de contraste.

La actividad de la RM conjuntamente con la existencia de brotes y la exploración, nos llevará a iniciar o no un tratamiento, o a cambiarlo

Es bueno que las RM se hagan siempre en el mismo aparato y con la misma técnica. No es lo mismo hacer una RM para una EM que para una epilepsia, por ejemplo. Cada enfermedad tiene su propio protocolo. En la EM hay un criterio sobre por donde hacer los cortes radiológicos del cerebro y la médula, el grosor de estos y unas secuencias específicas.

A los especialistas en EM no nos gusta comparar RM hechas con diferentes técnicas y tampoco las RM denominadas abiertas, pues tienen peor calidad.

La RM puede provocar muy poco frecuentemente leve dolor de cabeza, náuseas y ardor localizado. Algunas personas no se la pueden realizar por claustrofobia.

En este enlace podréis ver las imágenes típicas de la EM: https://www.google.com/search?q=imagenes+resonancia+esclerosis+multiple&ie=utf-8&oe=utf-8&client=firefox-b

Si deseáis ver vuestras imágenes no tenéis más que pedir a vuestro neurólogo o neuróloga que os las muestre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *