Telemedicina: ¿qué es y cómo puedo prepararme mejor para una visita on-line?

La aparición de la COVID-19 ha tenido como consecuencia que la llamada Telemedicina haya reemplazado a las citas cara a cara con el médico en un despacho. 

La telemedicina ha venido para quedarse, no se trata de una moda temporal, y son ya muchos los hospitales públicos y privados que han implantado este sistema de atención al paciente a través de visitas telemáticas o virtuales que sustituyen a la visita presencial. Probablemente algunos de vosotros ya lo habéis experimentado. 

Yo he empezado a adquirir experiencia poco a poco y os diré que mi impresión es buena. Creo que tiene más ventajas que desventajas. Las ventajas fundamentales que me estáis transmitiendo son: el hecho de correr menos riesgo de infección al no tener que desplazarse a un centro de salud u hospital, y el ahorro de tiempo y dinero

La primera visita parece lógico que deba ser presencial, al menos en el campo de la neurología, pero muchas de las visitas sucesivas pueden pasar a ser telemáticas.  

Se mantiene el modelo normal de recibir una carta o un sms con el día y la hora en el que se tiene cita con el médico, pero en este aviso se indica si la visita va a ser presencial o telemática.  

Actualmente las visitas telemáticas se producen de dos maneras: 

  • Llamada de teléfono convencional: en este caso el médico llama al paciente en el día y hora que está citado, y ambos mantienen una conversación telefónica, sin verse las caras. 
  • Video llamada: al paciente le llega un sms en el momento programado, pincha el enlace que aparece dentro del sms, y empieza a ver y a oír al médico en su teléfono móvil, siempre y cuando tenga cámara y micrófono incorporados. 

O bien:

  • En el momento programado el paciente inicia una sesión en el portal on-line del centro sanitario, usando un código de acceso que el centro sanitario le ha enviado previamente por correo electrónico. Podrá acceder al portal por su teléfono móvil, tableta u ordenador, siempre y cuando tengan cámara y micrófono incorporados. 

Al principio será algo lioso, pero conforme nos vayamos familiarizando, conforme profesionales y pacientes vayamos adquiriendo experiencia, creo que facilitará mucho la atención sanitaria, pues mientras no haya una razón médica de peso para ser visitado, es mucho más conveniente la video llamada que desplazarse y sentarse en una sala de espera.

También es muy útil para pacientes con epilepsia que no pueden conducir, para pacientes con falta de movilidad por enfermedad, por haber sufrido un traumatismo o por estar en zonas alejadas, por ejemplo.  

Al igual que una cita en persona, en una visita audiovisual se pregunta por los cambios habidos en relación a la visita anterior, y se repasan las pruebas que se hayan realizado, así como los medicamentos que se toman.

También se puede hacer una exploración física. Se pueden evaluar los movimientos oculares, los movimientos de brazos y piernas, la fuerza de los mismos pidiendo que se suban o empujen pesas u objetos contra resistencia, el temblor, la coordinación, la marcha, la inestabilidad… y también pasar test de memoria.  Cada vez los médicos en general y los neurólogos en particular recibimos más formación sobre cómo hacer exploraciones audiovisuales. 

Algunas recomendaciones

  • Escoge un lugar donde tengas privacidad y te garantice que no vas a tener distracciones, pero en el que te puedas mover si tu médico te pide que te muevas o camines. 
  • Escoge un sitio donde colocar el teléfono, tableta u ordenador para tener ambas manos libres y colócalo a la altura de los ojos.  Si no puedes hacerlo tendrás que pedir a alguien que lo haga por ti. 
  • Asegúrate de tener una buena iluminación para que se te vea bien la cara y de que el sonido esté alto para que se te escuche bien.
  • La cámara del teléfono la tendrás que invertir, como cuando te haces un selfie.
  • Prepara la visita médica, piensa o escribe en una libreta, con anticipación, todo lo que tienes que comentar, o la información que pueda ser útil al médico.

La existencia de la consulta telemática no significa que desaparezcan las presenciales. 

Necesitamos realizar más estudios para detectar qué pacientes se pueden beneficiar de la consulta telemática, lo lógico es que ambos sistemas coexistan y que médico y paciente decidan que sistema de atención se escoge para la visita siguiente.

Créditos:

Fotografía de Kari Shea on Unsplash

Un comentario en “Telemedicina: ¿qué es y cómo puedo prepararme mejor para una visita on-line?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *