Adherencia al tratamiento

Hoy quiero hablaros del concepto de adherencia al tratamiento (o adherencia terapéutica).

Entendemos por adherencia terapéutica «la medida en la que el paciente asume las normas o consejos dados por el profesional sanitario, tanto desde el punto de vista de hábitos o estilo de vida recomendados, como del propio tratamiento farmacológico prescrito»

Fijaros que la definición no menciona únicamente que el paciente deba cumplir con administrarse los fármacos a la dosis y frecuencia que se le indica, sino que también cumpla con los consejos no farmacológicos como por ejemplo: la dieta, evitar los hábitos tóxicos, cumplir con las normas de cuidado del sueño, mantenimiento de la forma física y herramientas para lidiar con el estrés y la falta de ánimo, entre otras. 

Las enfermedades crónicas son por lo general de progresión lenta. Se considera crónica toda enfermedad con una duración mayor de 6 meses y que en general evoluciona lentamente. La esclerosis múltiple cumple esta definición. 

¿Por qué no se logra conseguir una adecuada adherencia terapéutica?

En general, las causas principales de la falta de adherencia a los fármacos son: 

  • El olvido de tomar la medicación. Es comprensible en una enfermedad como la esclerosis múltiple en que los tratamientos se mantienen durante, en principio, toda la vida. Es necesario marcarse una rutina fija para evitar estos olvidos y ponerse alarmas en los dispositivos móviles, que hoy en día casi todos tenemos.
  • Abandono de la medicación por haber remitido los síntomas o por no mejorar. Es entendible que al cabo de los años, cuando una persona se encuentra bien se relaje en la toma de la medicación, como también es entendible que se canse cuando, como es en ocasiones el caso de la esclerosis múltiple, no se alivian los síntomas de la enfermedad y se va empeorando a pesar de administrarse el tratamiento.
  • Deficiencias en el conocimiento sobre el problema de salud. Aquí es donde el papel del personal sanitario es fundamental. Cada vez hay más conciencia por parte de los médicos, las enfermeras y los gestores sanitarios de la importancia de dedicar tiempo a explicar las enfermedades a los pacientes, con el objetivo de transferirles unos conocimientos que les permitan autoorganizarse para mejorar sus condiciones de vida.
  • Coste y acceso a los medicamentos. En relación a la esclerosis múltiple este punto no es una causa de falta de adherencia, pues el costo de los fármacos en España está cubierto íntegramente por el sistema sanitario público de salud. 

  • Falta de conocimiento del uso del medicamento. El paciente debe de salir de la consulta con la información adecuada sobre el tratamiento que tiene que seguir. Debe saber el nombre del medicamento, el motivo de su prescripción y las características de su administración, así como  cualquier aspecto importante para optimizar sus resultados, tanto en lo que se refiere a su eficacia como a su toxicidad, a los problemas asociados con la falta de administración, a la posible aparición de reacciones adversas, a los efectos sobre actividades diarias como la conducción de vehículos, a los medicamentos que deben evitarse o las posibles interacciones con el alcohol, por ejemplo.  Para todo esto, es de nuevo preciso que exista el número y cualificación de personal sanitario necesario, así como tiempo. 
  • Nivel de complejidad del régimen de tratamiento. En el caso de la esclerosis múltiple los fármacos recomendados no tienen un nivel de complejidad considerable, pero puede adquirirse una mayor complejidad si el paciente toma medicamentos para otras enfermedades asociadas que pueda tener. 
  • Tolerabilidad al fármaco: los fármacos para la esclerosis múltiple pueden producir efectos inmediatos a la administración (más frecuentes con los fármacos inyectables), como  retardados: alteraciones en la piel, cuadro pseudogripal, malestar digestivo, dolor de cabeza, cansancio… que pueden ser causa de evitar alguna toma o administración. 
  • La falta de soporte sanitario, social y familiar.
  • Existe una proporción importante de pacientes que no es capaz de dar un motivo que explique su falta de adhesión. Yo visito a una paciente que estuvo ocho meses recogiendo la medicación y no se la administraba, y fue incapaz de decir por qué.  

En general, las causas principales de la falta de adherencia a los consejos no farmacológicos son: 

  • La práctica de los hábitos dañinos para la salud resulta placentera.
  • La creencia de que los efectos de las prácticas dañinas tardan años en aparecer y son percibidas en el presente como remotas.  ¿Para qué renunciar ahora a las cosas que me hacen sentir bien con el fin de prevenir una enfermedad, que en el peor de los casos aparecerá dentro de 10 o 20 años?
  • La dificultad en cambiar los hábitos.
  • No vincular que el hecho de seguir disfrutando de un buen funcionamiento de nuestra mente y nuestro cuerpo a medida que envejecemos está relacionado con los buenos hábitos.

Mejorar la adherencia tiene mayor impacto en la salud de lo que probablemente pensabas. MOTÍVATE para empezar a cumplirla y adquiere el HÁBITO para mantenerla.

Fuentes bibliográficas

El conocimiento de los pacientes sobre su medicación es importante para su uso correcto

¿Por qué nor resulta tan difícil adquirir hábitos de vida saludables?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *