Buscando el fármaco que dé en la tecla

Hace unos días Juan Manuel, me preguntó opinión sobre el nuevo fármaco que acaba de salir al mercado, el anticuerpo monoclonal Ocrelizumab, cuyo nombre comercial es Ocrevus®. Juan Manuel tiene una esclerosis múltiple primaria progresiva y quería saber si este fármaco “había dado en la tecla”. Dar en la tecla es un localismo de la zona de Albacete y Cuenca que yo nunca antes había oído, pero que entendí que era lo mismo que dar en el clavo.

En las últimas semanas he recibido numerosas llamadas y emails preguntándome sobre el fármaco, de ahí que haga aquí un resumen de para quién está indicado.

Ocrevus® ha salido al mercado con dos indicaciones:

  • Indicación para personas con esclerosis múltiple recurrente.
  • Indicación para personas con esclerosis múltiple primaria progresiva.

Fijaos que hay dos novedades:

  • No dice esclerosis múltiple remitente recurrente, sino esclerosis múltiple recurrente, esto quiere decir que el fármaco se puede utilizar no solo en personas con esclerosis múltiple remitente recurrente, sino también en personas con esclerosis múltiple secundaria progresiva.
  • Es el primer tratamiento aprobado para la forma primaria progresiva de la enfermedad.

¿Qué pacientes son candidatos a Ocrevus®?

  • Personas mayores de 18 años, con esclerosis múltiple remitente recurrente o secundaria progresiva activa, entendiendo por actividad la presencia de brotes o la presencia de actividad inflamatoria en una RM cerebral o medular de control, que no hayan respondido al menos a un tratamiento previo, o que no hayan sido tratadas previamente pero que tengan una enfermedad de curso rápido y agresivo.
  • Personas entre 18 y 55 años, con esclerosis múltiple primaria progresiva con menos de 10 o 15 años desde los primeros síntomas de la enfermedad, con una puntuación en la escala EDSS no mayor de 6.5 (es decir, con capacidad de caminar unos 20 metros sin descanso con ayuda bilateral constante de bastones o muletas) y con actividad inflamatoria en la RM cerebral o medular.

Como veis, es un fármaco con una serie de limitaciones para su prescripción. Será vuestro neurólogo o neuróloga quien mejor os aconsejará. La presencia de un fármaco nuevo no significa que haya que tratarse con él.

En cuanto a la seguridad, Ocrevus® presenta un perfil de seguridad con incertidumbre sobre el posible riesgo de infecciones oportunistas a largo plazo o el riesgo de aparición de tumores malignos.

Se administra en el hospital de día por perfusión intravenosa cada 6 meses y los controles analíticos también son cada 6 meses.

Respondiendo a Juan José, ¿Ocrevus® ha dado en la tecla?: pues habrá pacientes en los que el fármaco funcionará y pacientes en los que no funcionará, como ocurre con todos los fármacos de los que disponemos.

La medicina tal y como la conocemos ahora tiene que cambiar. Concretamente en el campo de la esclerosis múltiple los neurólogos necesitamos conocer los mecanismos inmunológicos que están alterados en cada una de las personas que tenemos delante, para poder proporcionar el fármaco adecuado.

Por otra parte, hay que trabajar muchísimo más en el estudio epidemiológico de las enfermedades, en el porqué de su producción, ya que todos sabemos que es mejor prevenir que curar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *