Conflictos económicos: Publicaciones científicas

Esta semana he leído una noticia que me ha impactado. El periódico norteamericano New York Times ha sacado a la luz una investigación realizada por la plataforma ProPublica, que denuncia que el prestigioso oncólogo José Baselga ha incumplido las reglas de divulgación financiera establecidas por la Asociación Estadounidense para la Investigación del Cáncer. Como consecuencia de ello ha tenido que dimitir de su cargo de Director Médico del Memorial Sloan Kettering Center de Nueva York.

 

¿Sabes qué significa esto?

 

Significa que no ha declarado en sus publicaciones científicas, médicas y encuentros profesionales, sus conflictos de interés económico con las empresas farmacéuticas y biotecnológicas que promovían y financiaban los trabajos científicos que presentaba.

 

¿Qué es lo increíble de la noticia?

 

A mí me resulta increíble que le haya obligado a dimitir el hecho de no declarar que estaba siendo financiado, y no el hecho de haber recibido millones de dólares gracias a los ensayos clínicos que promovía con la compañías que acababan comercializando los productos que investigaba. Parece que no importa que se haya lucrado, sino que no haya declarado que se lucraba.

 

Hipocresía

 

Es un hipocresía de la sociedad aceptar por buenas las normas de transparencia establecidas y no luchar por la corrupción que subyace. ¿De qué sirve que el investigador salga impune si declara que su trabajo está financiado y nadie se pare a pensar en cómo su relación con el financiador influye en los resultados del trabajo? ¿De verdad que varios millones de dólares al bolsillo propio no influyen en el investigador?

¿Y las consecuencias para el paciente? ¿Cuántos fármacos pueden estar administrándose de manera innecesaria como consecuencia de estos trabajos?

Si no se penaliza esta práctica no podremos erradicar este problema socio-sanitario tan tremendamente relevante.

 

Mi pensamiento

 

El Dr. Baselga no es un modelo a seguir, a pesar de serlo para muchos que evidentemente le van a defender. Llevo años deseando que noticias como esta salgan a la luz, para que se realice el tan necesario análisis de la situación. Me gustaría que esta noticia, que es la punta de un iceberg, diera lugar a ello y de ahí mi contribución, aunque soy consciente de que las contribuciones individuales sirven de poco.

El camino que lleva a la corrupción es la combinación de un entorno propicio, una oportunidad y un tipo de personalidad, que superando el temor a un posible castigo, antepone el beneficio individual al interés de los demás y al cumplimiento de la ley.

A ti que eres el futuro, piensa en ello por favor. Te confirmo que vives en un entorno propicio a la corrupción y te confirmo que te van a surgir muchas oportunidades, por eso te pido que reflexiones y no te dejes llevar, de forma que lo que hagas y digas esté alineado con lo necesario para evitar el fraude, y que al final de tu vida no tengas que sentirte agraviado por no haber hecho lo correcto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *