Sexualidad y esclerosis múltiple

Sexualidad y esclerosis múltiple

He escrito en Google la pregunta «¿Por qué es importante la sexualidad en el ser humano?» y esto es lo que ha salido en primer lugar: 

La sexualidad forma parte de la salud integral y de la personalidad de todo ser humano. Para nuestro pleno desarrollo físico y emocional, todos necesitamos la satisfacción de necesidades básicas como el deseo de contacto, de intimidad, de expresión emocional, de placer y de amor.

Me ha gustado. 

La práctica sexual no se realiza de forma satisfactoria si falta o se altera una o varias de las 4 fases de la respuesta sexual: 

  • Deseo
  • Excitación
  • Orgasmo
  • Satisfacción sexual 

¿Tienes una vida sexual satisfactoria? ¡Felicidades!

Si no… ¿Qué fase te falla? ¿Te falla solo una?

El bajo deseo sexual, que es la disminución del deseo o apetito sexual o libido, se presenta en mujeres y hombres, si bien suele ser más frecuente en las mujeres. 

En general los problemas de sexualidad más frecuentes en las mujeres son: 

  • Anorgasmia, que es la imposibilidad de experimentar el orgasmo aunque se esté excitada. Es bastante frecuente.
  • Dispareunia o coitalgia, que es la imposibilidad o dificultad para realizar el coito u otras actividades sexuales con penetración, por el dolor que se produce al intentarlo. 

El vaginismo produce dispareunia debido a la contracción involuntaria de los músculos del tercio inferior de la vagina, que dificultan o impiden una penetración.

Se requiere una exploración ginecológica para descartar alguna alteración anatómica, y si no la hay entran en juego las causas psicológicas. 

En general los problemas de sexualidad más frecuentes en las hombres son: 

  • Impotencia o dificultades con la erección, que es la incapacidad para conseguir o mantener una erección suficientemente firme para poder consumar una relación sexual satisfactoria.
  • Eyaculación precoz, que es la imposibilidad de controlar de manera voluntaria la eyaculación. 
  • Anorgasmia, que es la disfunción en la que la eyaculación está inhibida parcialmente. La emisión del semen es en forma de goteo y existe una ausencia de sensaciones placenteras.
  • Dispareunia, que es la imposibilidad o dificultad para realizar el coito porque resulta doloroso bien durante el mismo acto o bien después. Puede ser debido a una extrema sensibilidad del glande, falta de higiene, fimosis o estrechez de la uretra, entre otras razones.

El deseo y la actividad sexual cambian a lo largo de la vida de la mayoría de las personas, y empeoran con la edad. El estrés, el miedo al embarazo, los hijos, la menopausia en las mujeres… influyen negativamente.  

De todo esto no se escapa lógicamente la persona con esclerosis múltiple pero, cuando se está afectado por la enfermedad, el disfrute de la sexualidad puede verse afectado además por la falta de autoestima, dolor corporal, espasticidad, debilidad muscular, fatiga, problemas con la orina, los cambios de humor, memoria, depresión, o los efectos secundarios de los medicamentos.

Consejos para estimular la actividad sexual y que resulte placentera

  • Revisa los medicamentos. Lee los prospectos de los medicamentos que tomas. Los medicamentos antihipertensivos, antipsicóticos y antidepresivos pueden disminuir el deseo sexual. 
  • Comunícate. Es fundamental. Habla con tu pareja de la relación, de lo que funciona y de lo que no; lo normal es que ayude a mejorar la situación. Evita acusar, criticar o culpar y, mejor, explica lo que te gustaría. También tienes que ver si puedes identificar otros problemas que estén afectando a tu vida sexual, que no estén relacionados con la esclerosis múltiple. 

A veces es difícil decir las cosas en voz alta y puede resultar más fácil escribir cómo te sientes y luego compartirlo. 

  • Mantente sexy. Cuida tu cuerpo con una buena higiene, dieta y ejercicio, y dedica tiempo a tu apariencia física. El cuidado de los dientes, un nuevo corte de pelo, y ropa alegre de corte actual ayudan. Si te ves sexy aumentará tu autoestima y también gustarás más a tu pareja. 
  • Planea la actividad sexual. Elige el momento del día en el que te sientas con más energía. Es importante estar relajado/a, y descansado/a antes de iniciar la relación. La noche, después de la jornada laboral de uno u otro no suele ser el mejor momento. 
  • Edúcate en sexualidad. Hay muchos mitos y conceptos erróneos sobre la sexualidad, y también sobre las dificultades sexuales y las discapacidades físicas. Lee sobre ello. 
    Atrévete a conocer tu propio cuerpo. Tócate todas las partes del cuerpo para identificar lo que te resulta placentero o lo que te resulta incómodo. Por la esclerosis múltiple puedes tener zonas del cuerpo poco sensibles, o por el contrario ultrasensibles. Una opción es que este mapeo corporal te lo haga tu pareja. 

Técnicas para aumentar el deseo y la excitación

  • El consumo de alcohol en una pequeña cantidad puede ayudar; el problema es pasar el límite en el que de ser beneficioso pasa a ser perjudicial. 
  • Mira alguna película con escenas de sexo que te resulten agradables.
  • Crea un ambiente bonito a la vista. Puedes incorporar velas, flores, distintos tipos de luces, y estimular el olfato y el oído con esencias y música agradable.  
  • Estimula el tacto con sábanas limpias y frescas. 
  • Un masaje con aceite con fragancia también puede ayudar. 
  • Usa lencería sexy tanto si eres hombre como mujer, tanto para gustar como para gustarte. 
  • Posición confortable. Encuentra la posición que te resulte más confortable, la posición en la que tengas menos dificultad si tienes rigidez muscular o dolor. ¿Sabes que hay muebles sexuales para personas con discapacidad física? Tomar un analgésico antes de la relación también puede ayudar.
  • Complementos. Utilizar geles lubricantes ayuda a combatir el dolor durante el coito si hay sequedad. Los vibradores y los juguetes eróticos también pueden ayudar a enriquecer la actividad sexual.
  • ¿Disfrutar de la intimidad física de otra manera? Si no puedes hacer el amor como estás acostumbrado/a hay muchas maneras de disfrutar de la intimidad física, como besando, acariciando lenta y juguetonamente el cuerpo entero, practicando sexo oral, cambiando de roles… Sé flexible, imaginativo/a, y busca nuevas oportunidades. 
  • Finalmente, entrégate a la experiencia sin tapujos, prejuicios ni autocensuras, lánzate a disfrutar.

Si necesitas ayuda pregunta a un profesional en sexología. Los problemas sexuales son bastante comunes. La sexualidad es todavía un tema tabú, no se busca ayuda, no se trata y se termina sufriendo en silencio. Cuando no se encuentra placer en el sexo se deja de practicar, y el resultado es privarse de una práctica que mejora considerablemente la calidad de vida. 

Y… Por encima de todo no te concentres en tus discapacidades sino en tus capacidades

Fuentes

https://www.kernpharma.com/es/blog/la-salud-sexual-y-problemas-sexuales-que-hacer

https://www.mssociety.org.uk/about-ms/signs-and-symptoms/sex-and-relationships/sex-and-relationship-problems

https://zenzsual.com/blogs/blog-zenzsual/padeces-una-enfermedad-cronica-vida-sexual

Puedes ponerte en contacto conmigo para resolver dudas sobre tu caso concreto mediante consulta online o presencial en Barcelona.

Fotografía de Dainis Graveris en Unsplash

¿Te ha interesado el artículo? Suscríbete a la newsletter quincenal

2 comentarios en “Sexualidad y esclerosis múltiple

  1. Buenas tardes Cristina.Acabo de descubrirla en la red y me ha sorprendido gratamente. Como paciente de esclerosis múltiple me pregunto si hay relación entre la enfermedad y el sentir un intenso dolor de cabeza al alcanzar el orgasmo.

    1. Muchas gracias por tus palabras Lola.
      EL dolor de cabeza tras el orgasmo no es por la esclerosis múltiple. Existe un dolor de cabeza denominado cefalea asociada a la actividad sexual, que probablemente es lo que te ocurre. Háblalo con el neurólogo/a que te lleva la esclerosis múltiple para que te explique por qué se produce y te aconseje el tratamiento adecuado. Por la esclerosis múltiple tendrás varias resonancias hechas que probablemente descartan que el dolor que padeces se deba a una alteración en el cerebro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.