Sin virus de Epstein Barr no hay esclerosis múltiple

Sin virus de Epstein Barr no hay esclerosis múltiple

Han pasado poco más de 4 semanas desde que en la prestigiosa revista Science se publicaron hallazgos que sugieren que el virus Epstein Barr (VEB) es la principal causa de la esclerosis múltiple (EM). 

Los medios de comunicación se hicieron eco de la publicación y la transmitieron con gran entusiasmo. Yo sigo entusiasmada y a la vez sorprendida de que, salvo excepciones, parece haber poco apoyo e impulso a la investigación en este campo por parte de los neurólogos y comunidad científica relacionada con la EM. 

En estas semanas he ido hablando de este tema durante las visitas con vosotros y me he dado cuenta de que no es un tema fácil de entender.

Conceptos generales del VEB

  • El 95% de la población adulta tiene serología al VEB positiva, es decir, ha tenido contacto con el virus. 
  • La mitad de los niños ya se han infectado antes de cumplir los 5 años de edad.
  • En los primeros años de la infancia es poco probable que se desarrollen síntomas de infección.
  • Es en la infancia más avanzada y cuando se es adulto joven cuando la infección provoca síntomas y la enfermedad se llama mononucleosis infecciosa, que consiste en fiebre, dolor de garganta, ganglios inflamados y sensación de cansancio. A veces, se afectan el hígado y el bazo. Su duración es de una a varias semanas. 

Preguntas que recuerdo me habéis hecho y sus respuestas:

  • ¿Es esta noticia, una mala noticia para los pacientes con EM? ¿Dejarán de desarrollarse tratamientos y curas para los que ya estamos diagnosticados de EM y se nos olvidará?

No, al revés, es una buena noticia para los afectados de EM. No va a suponer que mejoréis de vuestros síntomas actuales, pero va a iniciarse mucha investigación y de ella pueden surgir beneficios en los que ahora no somos capaces de pensar.  

El VEB infecta a los linfocitos B y allí se queda reservado. Por lo tanto, si podemos desarrollar una terapia dirigida para purgar el cuerpo de las células B de memoria infectadas con el VEB, podremos curar la EM o al menos tratarla y evitar que la enfermedad empeore. 

Habrá que investigar también si el beneficio del Mavenclad (cladribina), el Ocrevus (ocrelizumab), el rituximab y el Lemtrada (Alemtuzumab) está relacionado con su capacidad de destruir los linfocitos B. 

Se abre la investigación a nuevas terapias y a comprender mejor cómo actúan las que ya estamos utilizando.  

  • ¿Tendré yo serología positiva para el VEB?

Sí. El hallazgo es precisamente eso, que todos los pacientes con EM tienen serología VEB positiva. Puedes pedirle a tu neurólogo/a que te la solicite. 

  • Yo no he tenido mononucleosis infecciosa 

No es necesario haber tenido síntomas de mononucleosis infecciosa para tener EM. Lo que es necesario es haber tenido contacto con el VEB, pero la infección no siempre produce síntomas. Es como el virus del COVID-19, hay muchos que se infectan pero no desarrollan la enfermedad. 

  • ¿Hay algún ensayo clínico en marcha? 

Además de el desarrollo de una vacuna, como os expliqué en mi post previo hay un ensayo (SIZOMUS) para estudiar la seguridad de un producto llamado Ixazomib dirigido contra las células plasmáticas que son células productoras de anticuerpos involucrados en la EM

Se abre una etapa de investigación muy interesante. El hallazgo del vínculo causal entre el VEB y la EM obligan a invertir recursos económicos en la investigación de una vacuna contra el VEB y en ensayos dirigidos a eliminar el VEB. 

No se tiene EM por tener serología positiva al VEB. La importancia reside en saber que con una serología negativa no se puede tener esclerosis múltiple.

Puedes ponerte en contacto conmigo para resolver dudas sobre tu caso concreto mediante consulta online o presencial en Barcelona.

Fotografía de Rowan Chestnut

¿Te ha interesado el artículo? Suscríbete a la newsletter quincenal

Un comentario en “Sin virus de Epstein Barr no hay esclerosis múltiple

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.